Apr 09

MIÉNTEME QUE ME GUSTA

Me acuerdo bien que cuando comencé a incursionar en esto del social media lo hice convencido de que era un espacio ideal para compartir información, obtener conocimiento, establecer redes profesionales en torno a temas afines y desarrollar la profesión en un medio alternativo, novedoso, accesible y muy atractivo. Abrí mi cuenta de Twitter, mi perfil de Facebook, Pinterest, Google+, Instagram y Linkedin, motivado por una experiencia prometedora que me ofrecía la posibilidad de aprender más rápidamente sobre Marketing (principalmente) con información en tiempo real y costo nulo. No había pierde.

Pero después de que ha pasado algo de tiempo, debo confesar que mis expectativas se han cumplido parcialmente. Si bien hay toda una variedad de contenido valioso que ha ampliado mi perspectiva sobre lo que está vigente, como han evolucionado las nuevas herramientas y el alcance de los medios digitales dentro de la ejecución de los planes estratégicos, también he encontrado con desilusión con todo un ejército de expertos en el social media y una serie de términos antes desconocidos como “personal branding”, “entrepreneur”, “social media planning”, sólo por mencionar los más comunes, que me han llevado a cuestionar profundamente la validez de estas iniciativas.

Vamos por partes. En lo que podríamos llamar una red profesional donde se comparten contenidos relevantes existe en realidad todo un comité de aplausos mutuos, donde cada uno suele programar (por ejemplo) su cuenta de Twitter para postear sin pausa durante 24 horas “contenido” que incluyen en 140 caracteres enlaces a blogs que prometen revelar los secretos del éxito. Tal vez algunos de ustedes ya están familiarizados con estas perlas de la red; para los que no, les ofrezco algunos ejemplos que aparecen en Twitter con excesiva regularidad:

          5 Puntos para un Diseño de Landing Page Efectiva

          5 errores en la administración de redes sociales

          5 Puntos Clave Para Elegir Un Profesional en Marketing Digital y Social Media…

          La Fórmula Infalible Para Ser Un Experto En Marketing y Negocios Por Internet

          Estrategia De Contenido: 5 Claves Para Mantener Tu Sitio Activo y Visitado

          ¿Cómo noquear a tu competencia en 2 simples rounds?

          10 consejos en Facebook para el community manager

          Guía de la A a la Z para hacer branding personal

¿De verdad para desarrollar una estrategia de comunicación en medios digitales son necesarios apenas 5 pasos? ¿O para batir a la competencia contra la que hemos luchado por décadas bastan dos “simples rounds”? Basta entrar a los enlaces que aparecen en trinos de este tipo para encontrar en su mayoría posts que descubren el agua tibia cuyo contenido es redundante, superficial y completamente intuitivo. Pero son reproducidos por los miembros de la “comunidad”, que por supuesto se siguen unos a otros, generando todo un eco del que uno sólo puede escapar desconectándose. No hay la más mínima discusión, conversación, refutación; sólo retweets, aplausos, felicitaciones y menciones que engrandecen el nombre propio y el de los demás. Primer aterrizaje de barriga en la realidad…

Luego, los términos: No quiero estudiarlos todos, se haría interminable el post. Pero el que más me llama la atención por su pretensión es el de la marca personal. Supone este concepto que las personas debemos ponernos en el mismo nivel de las marcas y crear nuestros propios atributos de posicionamiento para ser reconocidos y diferenciados por el mercado (eminentemente por el laboral) y obtener beneficios profesionales derivados de nuestro nombre. En otras palabras, debemos crearnos a nosotros mismos según el valor que quieren encontrar en nosotros. Evidentemente esto va unido a lo que exponía arriba, es decir, nuestra punta de lanza en la estrategia de “personal branding” es ofrecer al mundo todo lo que vimos arriba (e incluso más) pretendiendo con ellos abrirnos un lugar en la comunidad.

Todo esto ha llevado a una creciente superficialidad en la forma de llevar los contenidos, reproducirlos, ofrecerlos, compartirlos. No somos conscientes que tenemos la responsabilidad de educar, de trascender en nuestra disciplina y dejar atrás la obviedad como herramienta de nuestra propia publicidad. Nosotros mismos nos hemos encargado de que nuestra propia profesión se estigmatice, ya lo habíamos discutido antes en este blog y mucho no ha cambiado desde entonces. Esto sumado a seminarios de Marketing que van en lo mismo y se ocupan de contratar “gurús”  que nos cuentan detalles de los libros que ya leímos y que en sus presentaciones no añaden una coma a lo que ya nos enseñaron. Preocupante escenario para una disciplina dinámica, que tiene un alto componente científico y profesional que se ha reducido a un ejercicio público de auto-afirmación por parte de quienes se supone llevan las riendas del conocimiento.